A los internáutas...

Este es el Blog de un soñador que soñó ser un contador de historias. Algunas os gustarán y otras, puede que no, pero todas ellas son suyas, de su invención, a veces reales, otras no...Pero todas, siempre, de un modo u otro, buscan posar caricias en los corazones. allá donde se encuentren.

Nandín

lunes, 4 de mayo de 2009

Retrato social del coprófago


"El beso de Judas" Anónimo siglo XII


Una vez, un político de cuyo nombre ni puedo y ni quiero acordarme, afirmó muy seriamente, "El que se mueva, no sale en la foto..."
Debía referirse a aquellos sus congéneres ya elegidos dedocráticamente, y en el momento de efectuarse la instantanea...
Pero no se acordó, o no quiso, que para realizar cualquier foto, lo obvio es moverse, posicionarse, tirar de codos, hacerse sitio. Si es en primer plano dándole la espalda al colectivo, mucho mejor, dónde va ir a parar...Pues en lo humano, se sabe de ciertas reglas no escritas que dictaminan dónde se ha de colocar uno para aparentar poder, para decir sin palabras, aquello de "Soy UNO de los más importantes y por eso estoy en primera fila"
Cierto es, que hasta en esto, las ambiciones individuales marcan pauta de comportamientos según sean las expectativas de medrar, de crecer si aquello fuera posible, hasta tapar al resto o a todo posible contrario que pudiera hacer sombra en la foto.
Los hay que hacen poco ruido al no tener más posibilidades, o no disponer de más mal sana inteligencia, y se conforman con salir a un lado y en puestos más retrasados, pero salir igual. Los hay que con mayor capacidad de estómago, avanzan en su posicionamiento a base de tragar y sobre todo, "acariciar" las espaldas de sus compañeros y adversarios con hojas cortantes mientras les dedican las más dulces sonrisas susurrándoles aquello de que son los mejores y los más amigos mientras se golpean el pecho.
Pero guárdate de los primeros de la fila, los grandes "master" de la coprofagia común en todos, porque aquellos tienen su estómago tan grande como su capacidad esfinteriana y carecen de papilas "justativas" que les de sabor y por contra, ganas de vomitar. Estos son los que desprender mayor olor, para aquel que sepa oler tras el disfraz enmascarado de colonia cara.
El gran problema es, que detrás del fotógrafo, no son ni están todos los justos...no.
Incluso entre ellos, los que observan, los que analizan y procuran ser ecuánimes, existen también coprófagos que no tubieron oportunidad y están resentidos y no dudarán en meter cizaña y mezclarse con los que protestan de dolor verdadero en contra de los ya posicionados y que tampoco dudarán en aprovecharse de estos para utilizarlos como trampolines hacia el otro lado del objetivo, de ese ojo de cristal que plasma de poder.
¿Cuento con esto algo nuevo...?, ¡que va...! esto es tan viejo como años tiene el hombre, y que seguirá cumpliendo siglos en asquerosa simbiosis con la humanidad y como por desgracia, uno de los mayores exponentes mimados de esta nuestra comunidad social.

4 comentarios:

  1. Una cámara fotográfica no los hubiera retratado mejor Don Fernando. De todas formas le veo muy pesimista. Se que los tiempos no invitan a bailar y las cosas aparentan ir a peor pero hay cosas por las que merece la pena estar aquí a pesar de coprófagos, coprolálicos, necrofílicos y demás chusma mediática.
    Un abrazo de ánimo y salud, sobre todo salud.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los ánimos Don José Manuel, más no es pesimismo, más bien el "pesideotro", en un mensaje en el foro el que me motivó a efectuar este escrito. Y es que no pararemos nunca de ver fulanos de estos moverse a todos los niveles sociales y en cualquier actividad "husmana" que se precie. Acuerdese mi buen amigo aquello de "la erótica del poder" y lo que arrastra a tanto "erotizado"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es que donde se ponga algo erótico, ya sabe...

    ResponderEliminar
  4. Y si le ponemos a la cosa sensual, de esto, un arco...¡Con el fetichismo hemos topado!
    Jejeje

    ResponderEliminar