A los internáutas...

Este es el Blog de un soñador que soñó ser un contador de historias. Algunas os gustarán y otras, puede que no, pero todas ellas son suyas, de su invención, a veces reales, otras no...Pero todas, siempre, de un modo u otro, buscan posar caricias en los corazones. allá donde se encuentren.

Nandín

miércoles, 18 de noviembre de 2015

LAS FLORES ROTAS
"Ya no volverán las flores cortadas a implorar al cielo
Erguidas y hermosas, cimbradas de viento.
No volverán los cielos a darles luz, ni los árboles sus sombras protectoras.
Se mezclarán sus tallos, desparramados en formas inertes
mezclando su sabia carmesí.
Verán las aguas indiferentes, sus sonrisas ancladas de muecas,
de expresiones congeladas que ya no mirarán más que al infinito,
y todos veremos cuerpos de hilos rotos, de ropajes harapientos, en palacios de asfalto roto, de escombros encerados.
Palabras vacías llenarán los huecos, resonarán en los campos mutilados,
y todos diremos "amén" sin musitar oración.
Llenaran los halles el silencio roto de sonidos estridentes
sonarán las súplicas en pretérito perfecto.
La vergüenza mudará su color, la ira resplandecerá,
la venganza sustituirá al aire, a la fragancia que se fue,
a las vidas perdidas en arrebatos surrealistas y todo comenzará de nuevo,
llenando más espacios, en cualquier parte, en cualquier pradera
de más flores rotas"


sábado, 11 de abril de 2015

Dos gotas




Dos gotas...Nada más...
Dos que se permitieron soñar que eran mares fluyendo en la corriente de la vida.
A veces serenas...Otras embravecidas...
Tu quisiste nadar a contracorriente mientras yo insistía en abrazarte y arrastrarte a la tranquilidad del remanso, girando en los remolinos y esquivando las escabrosas rocas de los desencuentros en las distancias producidas.
Te apartaste y seguiste tu propio rumbo contra todos y ante todo. Por mi parte, me dejé arrastrar, adormecido en nostalgias entumecidas,
Creamos nuestros propios ríos, vislumbrándonos muy de vez en cuando, en meandros circunstanciales que me hacían desnudar los sentimientos empapados, que luchaban por aflorar a borbotones, desbordando mi muro de contención superfluo, estático, cubierto con el cemento del costumbrismo hecho presa.
Ahora ya ves...Después de tantas vueltas, de tantas curvaturas, de tantas vicisitudes pintadas en paisajes artificiales, nos descubrimos tras una curva cualquiera, mezclándonos de nuevo con una armonía inusitada, con nuevas fuerzas renovadas, con unión apasionada, para viajar juntos y desear no separarnos nunca más hasta el mar...