A los internáutas...

Este es el Blog de un soñador que soñó ser un contador de historias. Algunas os gustarán y otras, puede que no, pero todas ellas son suyas, de su invención, a veces reales, otras no...Pero todas, siempre, de un modo u otro, buscan posar caricias en los corazones. allá donde se encuentren.

Nandín

miércoles, 11 de febrero de 2009

La asignatura


Ramón desplegó sobre su mesa los exámenes que había puesto a sus alumnos ese día para proceder a corregirlos. Era un profesor justo y buena persona, con bigote que le hacía aparentar más edad de los cuarenta años que tenía. No era o por lo menos, no se sentía "un profesor quemado" aunque si estaba harto de los cambios educacionales que imponía cada gobierno cada vez que ascendía al poder, con la sensación de dar palos de ciego y de la percepción de que, con los traspasos autonómicos la enseñanza se había vuelto más regionalista, como si solo existiera el ombligo para los políticos nacionalistas, ignorando la enseñanza del resto del cuerpo y en algunos casos, hasta despreciándolo. Recordaba cómo habían cambiado las cosas apenas de una generación a otra, pasando de las palizas que había visto dar a algunos profesores de su época de alumno a ver cómo se maltrataba a muchos de sus compañeros por parte de alumnos zafios, ignorantes y mal educados por parte de padres "pasotas" que incluso no dudaban en apoyar a sus hijos en cargar contra el profesor. El por lo menos, intentaba abrir los horizontes de sus alumnos en la medida de lo posible, sobre todo, cuando se te da un guión al que te exigen ceñirse para no perder ritmo.
De repente se encontró con un examen en blanco, sin ninguna respuesta contestada, miró el nombre del alumno y se extrañó totalmente pues pertenecía a un alumno que llevaba bien la materia y le constaba que era buen estudiante en general. Pasó las páginas y en la contraportada encontró una nota escrita...
"Estimado profesor:
a estas alturas habrá notado que el examen lo he dejado en blanco. No ha sido por desidia o por ignorancia, sino a conciencia, por puro cansancio, por que uno ya está cansado a estas alturas del amontonamiento de exámenes, de la presión de los padres y por la falta de comprensión de algunos de sus compañeros; por el futuro tan incierto en materia de trabajo, tanto en cantidad como en calidad. Reivindico mi derecho a negarme, sin olvidarme de las consecuencias, soy consciente, pero recordándole los años que llevo cumpliendo con mi obligaciones como alumno y como persona. Espero que este echo no empañe nuestra relación pues por mi parte no será motivo para ello.
Se despide, agradeciéndole su atención así como su comprensión:
Menganito García"
Ramón se quedó dubitativo durante dos minutos, le dió la vuelta al examen por su cara principal y escribió la palabra APROBADO
¿Acaso no era un buen examen para la materia que él estaba dando en aquel curso de "Educación para la ciudadanía"?

8 comentarios:

  1. Bravo, bravo..., que salga el autor, plas, plas, plas...
    Chapeau Don Fernando, pongase un diez.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Ta bien Nando, ya te sigo. Dale a la escritura.

    ResponderEliminar
  3. Hola Fer

    Como siempre dando en el clavo con tus relatos. Pongo tu blog en Favoritos.

    Saludos
    Elías

    ResponderEliminar
  4. Cbenavent (presidenta de su club de fans)17 de febrero de 2009, 6:09

    Relato brillante, perspicaz, inteligente, pelín ácido y bien resuelto, como su autor

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernandin,

    Me gusta lo que escribes, tanto en el foro de arqueros, como aquí.

    A mí desde siempre me ha gustado la palabra que define al jilguero en euskera, y es Gardantxiloa.

    Te pongo el enlace de mi blog, aunque no creo que entiendas demasiado, ya que escribo en euskera...

    www.goiena.net/blogak/gorka

    Saludos,

    Gorka (ro2njud)

    ResponderEliminar
  6. Bienvenidos todos mis apañeros arqueros y cómo no...A la Excelentísima Presidenta de mi club de fans contagiándome agudamente con su cariño
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  7. Es una hermosa enseñanza de vida.
    Siempre la palabra justa,los personajes queribles, la sintesis. Es un deleite leerte.
    Marion

    ResponderEliminar