A los internáutas...

Este es el Blog de un soñador que soñó ser un contador de historias. Algunas os gustarán y otras, puede que no, pero todas ellas son suyas, de su invención, a veces reales, otras no...Pero todas, siempre, de un modo u otro, buscan posar caricias en los corazones. allá donde se encuentren.

Nandín

lunes, 20 de junio de 2022

 El viaje


De pequeño, a temprana edad, fui un capitán de 15 años que después de pasar cinco semanas en globo, ayudó a los hijos del capitán Grant a buscar a su padre. Trabajé de marinero en el Nautilus, sirviendo con Nemo, antes de que recalara, en su singladura final, en una isla misteriosa.

Fui creciendo, y con ello, mis ganas de aventuras…

Conocí a un joven correo llamado Miguel Strogoff, acompañándole en su aventura, para cruzar la estepa Siberiana, huyendo del tártaro perverso Ivan Ogareff. Casi sin darme cuenta, y sin apenas un respiro, me vi envuelto junto a un profesor de mineralogía, su ayudante y un cazador en su viaje al centro de la tierra. Bendito Estrómboli! 

Fui “larga carabina” y para mi desgracia, y la de tantos, asistí a la muerte de Unkas, 

Y con él, a la extinción de una raza, como muchas otras…

Mi adolescencia fue marcada por un corazón y aprendí a amar la bondad, la gentileza y a desdeñar la soberbia. También a vislumbrar la maldad. Serví como mosquetero real y también, a ser uno de aquellos miserables. Descubrí lo terrorífico que puede ser un payaso, una chica cuando se enfada y un puñetero coche endiablado. El Ka, es una rueda, como diría Roland de Gilead. 

Serví, bajo la sombra del águila, después de pasar un día de colera, en Madrid, un 2 de mayo…

Ayudé a construir un caballo de madera y comprobé lo largo y penoso que es regresar a Itaca, así como ver la sangre de los inocentes, derramarse con tanta facilidad. 

Fui miembro de la compañía de enanos y de la comunidad del anillo, hace ya tantas lunas, que se pierden en la memoria de los tiempos…


Llamadme Ismael, Y así, año tras año, teniendo poco o ningún dinero en los bolsillos, con tantas aventuras y desventuras, biografías e historia, mucha historia, he pasado gran parte de mi vida, surcando muchos libros, a veces con tempestad y hojas embravecidas, o con la misma calma del cementerio de los libros olvidados, a la sombra del viento.




miércoles, 12 de enero de 2022

La lluvia de abril




“Cuéntame oh lluvia de abril, en este sol de enero gélido 
Ahora que languidecen los sentimientos a flor de piel
Háblame de tiempos de ternura, sobre aquellos humedales
Mientras mi alma florecía con el calor de su sonrisa
Gélido enero, de frías madrugadas, de bosques desnudos
Dame un respiro, dame un aliento, con la lluvia de abril
En los finos rayos de sol que transporta un arco iris
Para que lleguen a mi corazón, en este crudo invierno
De tristes noches, de sueño incierto, de beso frágil
Con caricias de amantes alejados, en recuerdos inciertos
Cuéntame, oh fría aurora, cuando partirás, del triste pensamiento
Para dejar paso a la tibieza y el calor húmedo de la lluvia de abril”

sábado, 13 de noviembre de 2021

La ausencia


 La ausencia


Cuan corto es el camino, 

en la estación del pasado

Cuan larga la espera, 

del sentimiento, un latido


Hoy tengo a mi lado, 

en la distancia, un suspiro

Consciente la ausencia, 

impregnando el sentido


Se desangran segundos, 

derramando recuerdos

La canción que regresa, 

nos devuelve un gemido


Melodía formada, 

de aquel momento vivido

Como un beso entregado, 

sobre las olas mecido 


Anoche soñé, mi niña, 

que te perdía en las sombras

Que buscaba en mi alma, 

y la hallaba vacía 


Que llevaba mi mano 

cubierta de sueños

Como arena fina 

Sin retener en mis dedos 


Se tornaban oscuras

La luz de las flores

Callaban las aguas

Sus alegres canciones


Y yo, y mi cuerpo tendido

Lloraba tu ausencia

Tu cálida presencia

En la hierba, dormido

domingo, 5 de septiembre de 2021

 Abrígame niña, que siento frío…


Por la desnudez de mi cuerpo

Viene crecido el sudor frío

Y de la hoguera de las ganas

Solo quedan rescoldos tibios


Abrázame con las alas de tus brazos

Que conforman las plumas del cariño


Cúbreme con la tersura de tus labios

Terciopelo fugaz del sentimiento 

Sobre este manto de piel cosido

Con anhelos vestidos de suspiros


Tócame con tus dedos, suavemente

Que se alejen la soledad y la angustia 

Con la ternura intensa de sus caricias 


Lléname con la luz de tu mirada

Que ilumina mi triste camino

Apartando en la encrucijada 

Las sombras de mi destino


Hazme sentir la plenitud 

La distancia en el recuerdo 

La memoria de los tiempos

Que he amado y he vivido.


miércoles, 31 de marzo de 2021

La barca

 La barca


De una barca, de una vela, 

a golpes de un timonel

Fluye surcando las aguas, 

a lomos de una estela


Con sueños de galeón, 

con el cielo por dosel,

Y susurrantes estrellas

Entre nubes de quimera


Grietas de amores perdidos, 

cubren de verde su musgo

Adornan su quilla rala

de terciopelo marino


Las sombras visten esquinas

Visos de sueño dormido

El sentimiento cautivo

Con ilusiones aladas

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Al olvidado

 Al héroe que se fue, al que yace bajo tus pies, ya nadie le aclama en olor de multitudes, ni reverdecen sus laureles las gotas del rocio.

Al héroe que no está, por el que ya nadie suspira, ya no le envidian los mediocres, en miradas del olvido.

Al héroe, al valiente, al que se atrevió a lanzar su paso con ideal convencido, sólo le lloran las piedras del camino.

Ya no le mecen sus cabellos, ni vientos ni remolinos, ni Le perfuman alegres, las flores con aromas, de amores encendidos.

Los ejemplos palidecen, la gallardía se esconde, las ilusiones se rompen, los alientos se secan, por agujeros recibidos.

Pobre héroe! Ingrata memoria!

Y a mí sólo me queda, el recuerdo vivido.

martes, 10 de noviembre de 2020

A veces

 A veces, cierro los ojos...

Y cruzo el mar de los recuerdos, a lomos de golondrina.

Y siento la brisa en mi rostro, en forma de suave caricia.

A veces, veo paisajes de verdes prados, de bosques salpicados.

Y siento la humedad de una ola suplicante, entre arrecifes de piedra.

Y remolinos de espuma...

A veces, en contadas ocasiones, toco tierra, a caballo de un sendero

Entre matos cubierto, de la luz de tus ojos y aromas de sentimiento.

A veces, me llena el entorno, se deshace la pena y me abraza el silencio.