A los internáutas...

Este es el Blog de un soñador que soñó ser un contador de historias. Algunas os gustarán y otras, puede que no, pero todas ellas son suyas, de su invención, a veces reales, otras no...Pero todas, siempre, de un modo u otro, buscan posar caricias en los corazones. allá donde se encuentren.

Nandín

sábado, 13 de junio de 2009

Una oferta laboral (caso verídico)

Me he citado con un fulano de una empresa por una oferta de trabajo del paro. Ya llevo tres cuartos de hora esperando...
Llega un tío con un cochazo...¿Será él? Se baja del coche y me dice:
.-¿Eres tu el que viene por lo de la oferta de trabajo?
.-Si, si, me mandan de el paro
.-Acompáñame...
Entramos en el edificio de una empresa. Le acompaño y me pide esperarle en una salita.
media hora más. Sale y me pide que entre en su despacho y que me siente. Lo hago.
.-Necesitamos un soldador oficial de 1ª que sepa soldar a tig en tubería de alta presión. Es para montar el sistema contra incendios de un edificio que será un pabellón de congresos aquí en Oviedo...¿Da usted el perfil?
.-Si señor
.-¿Tiene la homologación al día?
.-Si señor, -la saco de mi carpeta y se la muestro...
.-Bien veo que es usted la persona ideal...El contrato es a fin de obra con categoría de "Peón especialista" y trabajamos diez horas todos los días
.-Osea, dos horas extras...
.-No...no me ha entendido...Se trabajan diez pero sólo se cobran ocho...
.-¡Ha...!, hummmmmmmm....¿Me puede firmar el justificante para el paro de que me presenté a la oferta?
me la firma y me levanto con la intención de marcharme...
¡Desde luego...qué difícil es encontrar a gente que quiera trabajar! - Me espeta...
No...Lo difícil es encontrar algún empresario honrado, buenos días.


No fue a mi a quién le pasó este esperpento, si no a un buen amigo. Pero os puedo asegurar que yo ya me he encontrado con cosas similares...

5 comentarios:

  1. Son maravillosos estos empresarios.
    En mi empresa echaron a tres personas por no querer trabajar los sábador (gratis, claro).
    ¡Chorizos!.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente es la norma, pero no sólo ahora. Hace muchos años que las maneras son las mismas. Pero de vez en cuando se puede devolver la pelota a estos cuervos de la miseria ajena y darse el gustazo de que coman de su receta.
    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Ahí nace el "quid" del asalariado
    Si no te tienen bien agarrado por "el mango", te deshusan...
    Lo malo es, que es época de muchos mangos inactivos y siempre habrá alguno que se deje coger y hasta se correrá...por el fogón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. eis, eis, ojito con generalizar, no se me desboquen uds en los tópicos facilones.

    Es cierto que desde siempre ha habido aprovechados, es cierto que en estos tiempos revueltos, estos abusones tienen el campo todavía más fértil, cierto y muy lamentable. Pero no todos los que hipotecamos nuestra vida en levantar una empresa somos así. Y rompo una lanza especialmente por las mujeres empresarias (que sí, que de todo habrá también) que revindicamos, nos creemos y aplicamos lo de la conciliación laboral y el exquisito respeto a los derechos de nuestros trabajadores.
    Situaciones abusivas al revés también se dan, aunque parezca que no sea tan políticamente correcto tratarlas. De todas formas y ante la situación descrita, le diría a su amigo que muy bien, que con dos cojones.

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto Carmen, que también hay casos contrarios, como también hay casos en los que el maltratado es él y no veas lo jodido que lo tiene hoy en día...El problema son las proporciones que inclinan mucho la balanza en ambos problemas. Es un caso más, donde las minorías no son reconocidas o se desprecian por falta de peso mediático, entre otras cosas...
    Un beso

    ResponderEliminar